6 junio, 2017

Calidonia

 

PLAN DE RENOVACIÓN URBANA PARA EL CORREGIMIENTO DE CALIDONIA

 

 

El desarrollo territorial de la ciudad de Panamá se ha caracterizado por una expansión desagregada, expresando desajustes entre el tejido construido y el natural; los barrios interiores y su borde costero; el despoblamiento del centro y el crecimiento descontrolado de la periferia. Pese a que la ciudad ha sufrido una serie de reestructuraciones que parecieran desdibujar la identidad socio-espacial, aún se mantienen barrios que manifiestan las distintas capas que constituyen el carácter e identidad de la ciudad de Panamá. El caso que mejor evidencia esta realidad yuxtapuesta es el corregimiento de Calidonia. Calidonia configura hoy una unidad territorial que reúne a una serie de barrios emblemáticos, como lo son La Exposición y El Marañón. Como primer y único ensanche de la ciudad planificado por el Estado, posee una retícula urbana ortogonal con un sistema de calles arboladas que aún mantienen su atractivo.

En el extremo sur, lo que se conoce hoy como El Marañón, se instalaron los primeros barrios obreros como consecuencia directa de la construcción del Canal de Panamá, los que se mantuvieron durante años como los más densamente poblados de la capital (Tejeira, 2008). Pocos años después, la Exposición Nacional de Panamá de 1916 que celebraba la hermandad hispánica y el IV centenario del descubrimiento del Océano Pacífico, derivó en el proyecto de ensanche de catorce manzanas con una plaza monumental en el centro del barrio La Exposición, inspirado en la ciudad colonial hispánica (Tejeira, 2007). La Exposición configura un tejido único por su patrimonio histórico y cívico, al albergar una serie de instituciones gubernamentales. La condición pericéntrica del corregimiento facilitó durante las décadas posteriores del ‘40 y ‘60 el emplazamiento del proyecto social y arquitectónico de la modernidad, evidente en una serie de bloques multifamiliares de vivienda. En los últimos años, la gestión urbana basada en las dinámicas del mercado de suelo ha potenciado el desarrollo inmobiliario sobre sectores más periféricos, agudizando el progresivo despoblamiento y la consiguiente degradación de la infraestructura del barrio.

Uno de los pocos sectores céntricos en que se han concentrado efectivamente dicho poder de demanda inmobiliaria ha sido a lo largo del proyecto urbano Cinta Costera, que ha sumado a este paisaje urbano un conjunto de torres de alta densidad, fragmentado respecto a su contexto barrial. No obstante, el resto de Calidonia no se ha mantenido exento de la especulación inmobiliaria. La especulación en el mercado de bienes raíces ha propiciado una marcada segregación residencial, junto con la eliminación de usos de suelo que no garanticen altos niveles de rentabilidad; esto es, áreas verdes y otros espacios que traducen en beneficios sociales (Uribe, 1989). El aumento de precio del valor de suelo sin mayor generación de nuevas plusvalías, incentivos e inversiones locales, ha generado una serie de lotes baldíos y edificios en obsolescencia, al mismo tiempo que ha reducido la oferta de vivienda accesible.

El sector Calidonia plantea desafíos y oportunidades basadas en la recuperación de su condición céntrica: su situación macro-urbana y su rol como “hub” entre la Zona del Canal y el sector bancario del oriente; su ubicación en la vecindad inmediata del Casco Antiguo (Patrimonio de la Humanidad), reducto de identidad, cultura e intercambio; y su regeneración a partir de las oportunidades del paisaje local, como la relación con el mar, los corredores verdes y su escala humana. Asimismo, en cuanto a las oportunidades contingentes, destaca la reciente accesibilidad provista por la línea 1 del metro de Panamá, inaugurada en abril de 2014.

En el repoblamiento y regeneración urbano-cultural de Calidonia, se proyectan nuevas posibilidades de conciliar sosteniblemente los desbalances actuales entre el desarrollo periférico y céntrico de la ciudad de Panamá. 

 

Informes sobre la Renovación Urbana de Calidonia